66 NORTE

RETO PELAYO VIDA 2021

8 de septiembre de 2021 al 24 de septiembre de 2021

 

Cinco mujeres que han padecido cáncer viven la aventura del Ártico en su estado más puro en esta séptima edición del Reto Pelayo Vida: recorren más de 2.500 millas náuticas que las separa desde el puerto de Vigo al Círculo Polar Ártico, el famoso paralelo 66 Norte, frontera entre el océano Atlántico y el océano Ártico. Rodeadas de hielo, icebergs y glaciares, deberán navegar a temperaturas bajo cero, en aguas extremas sin ningún tipo de asistencia exterior. Una prueba de resistencia para cinco mujeres que demostraron que sí era posible superar una enfermedad como el cáncer y que sí será posible recorrer esta distancia en un paraje espectacular pero a la vez muy agresivo debido a sus temperaturas extremas.

 

El cómo

Habiéndose explorado cada rincón de todos los continentes, sólo permanecían desafiantes e inaccesibles los dos extremos opuestos de la Tierra. Esos páramos helados, donde la vida resulta casi imposible, se convirtieron en el escenario de una carrera enloquecida de decenas de hombres que querían pasar a la historia. Movidos más por el afán de gloria que por un interés científico, se lanzaron a desafiar las condiciones más extremas, tanto en el Ártico como en la Antártida.

Desde los vikingos a exploradores como Fridtjof Nansen, Robert Peary o Roald Amundsen se lanzaron a la carrera para alcanzar el Polo Norte geográfico, situado justo encima del Paralelo 66 Norte en la latitud exacta de 66º33’52” N, destino final del Reto Pelayo Vida de este 2021.

Hielos flotantes, paisajes invernales, mares bravíos, acantilados infinitos, banquisas, leones marinos, ballenas, aves, vida salvaje. Paisajes grises y heladores que cuando son vencidos por la fuerza del astro sol, muestran un espectáculo cromático de alucinante belleza y brutal energía. Laberínticos pasos entre hielos y icebergs, que sólo pueden ser atravesados durante algunos meses de verano, con su centro de migración de osos polares y en donde miles de ballenas beluga atraviesan sus aguas durante el verano.

El Reto Pelayo Vida 66 Norte contra el cáncer, en su séptima edición, tiene como fin divulgar los beneficios de realizar ejercicio físico durante y después del tratamiento de cáncer navegando en un lugar de la Tierra absolutamente extremo como son las gélidas aguas del Atlántico norte y Ártico.

El por qué

Este año, y debido a la crisis mundial provocada por la pandemia de la COVID-19 la séptima edición vuelve al mar para mantener aisladas a nuestras cinco tripulantes. Con esta nueva edición son ya más de 1.500 las mujeres que se han presentado a las pruebas de selección de la Kilimanjaro’2015, Trasatlántica’2016, Polar’2017, Annapurna Bike’2018, Andes’2019, Vuelta España’2020 y 66 Norte’2021.

Cinco mujeres que han padecido cáncer deberán recorrer 2.500 millas náuticas navegando desde Galicia hasta el Círculo Polar Ártico, exactamente hasta el paralelo 66 Norte. Una aventura de navegación por difíciles aguas y en condiciones climáticas muy duras. Serán un tripulante más de la embarcación, trabajando para dirigir el barco y haciendo las guardias necesarias durante la travesía.

Nuestras 5 navegantes tendrán que enfrentarse, a nuevas experiencias y retos con gran exigencia. Esta expedición está creada para que las participantes formen parte de la tripulación y como tal, tendrán que asumir las guardias cada tres horas, dormir por turnos en ‘cama caliente’, no siempre tendrán una ducha a su disposición y también deberán realizar turnos para hacer la comida y limpieza del barco.

Diego Fructuoso

Director de la expedición

Como regatista ha estado vinculado desde siempre a la vela olímpica, principalmente a las clases Finn y Star. En ésta última navegó junto al campeón olímpico José María Van der Ploeg, llegando a proclamarse subcampeones de Europa en 2002. En el año 2011-2012 participa a bordo del Team Telefónica en la Volvo Ocean Race, la más dura vuelta al mundo a vela. Este año desfiló en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 como seleccionador nacional de la Clase Finn. También ha sido entrenador de los equipos olímpicos de China, Brasil, Suiza o México. Además ha cruzado varias veces el Atlántico. Sus principales posiciones como regatista han sido de patrón, trimmer y táctico. En 2016, fue el director de la Trasatlántica, segunda edición del Reto Pelayo Vida en la que cinco mujeres supervivientes de cáncer cruzaron el Atlántico.